Blog

Nuestras últimas noticias

R Gaby Cattan

RESUMEN JORNADA DE RAB GABRIEL CATTAN. La prohibición de Ribit (interés) La Torá nos prohíbe prestar con intereses, lo cual consiste en fijar antes de un préstamo, un monto adicional a pagar al momento de liquidar dicho préstamo. Sin embargo, nuestros sabios extendieron esta prohibición a diferentes casos, y los mencionaremos a lo largo de este texto. Existe la prohibición rabínica de interés adelantado y de interés atrasado. Cuando el deudor, al liquidar un préstamo, o aún después, le otorga algo adicional al prestamista, sea esto un favor o un artículo, así como dinero extra o incluso una invitación a un evento, es considerado interés atrasado; a menos que, dicha adición igual la hubiese otorgado sin el favor del préstamo, sin embargo, en este caso debe cuidarse el otorgante de no entregar el extra al momento de pagar, pues se vería como interés. Igualmente, en caso de que el deudor, previo al préstamo, otorgue regalos al prestamista, con la intención de recibir un préstamo de su parte, también estaría prohibido por interés adelantado. Halvaa y Sheela Existen dos tipos de préstamos, Halvaa y Sheela. Halvaa es un préstamo donde se utiliza lo prestado y se devuelve otra cosa similar, por ejemplo, dinero o frutas. Y Sheela es la prestación de un bien que se devuelve íntegro después de un tiempo, por ejemplo, una casa o un coche. Únicamente aplica lo antes mencionado en Halvaa, y por lo tanto si alguien recibe la prestación de una casa y al momento de devolverla otorga al prestamista un regalo adicional, no se considera interés atrasado y estaría permitido. Sin embargo, en dicho caso, se prohíbe regalar algo muy ostentoso, ya que, parecería como interés. Interés en ventas Hasta ahora hemos mencionado todo lo relacionado a préstamos monetarios, sin embargo, en caso de cobrar interés, al vender un producto o comprarlo, es decir, exigir un incremento (multa) en caso de retraso por parte del vendedor o del comprador, sea más dinero o más producto respectivamente, estaría permitido, siempre y cuando dicha multa no sea progresiva. [Queda extendida la permisión de multas monetarias en cualquier caso que sea compraventa o similar y dicha multa no sea progresiva, por ejemplo, retraso en el pago del mantenimiento de un edificio] Queda prohibido vender un producto a meses con intereses, así como otorgar más producto al comprador que haya pagado por adelantado, a menos que sea poco producto extra, pues este excedente es común en compraventa. Por último, en caso de cobrar un bien, como garantía por el préstamo, que dicho bien vale más que el monto otorgado, encontramos discusión entre los sabios, Rabí Ovadia Yosef lo prohíbe por interés, el Sifté Cohen lo permite. Como regla general, en cualquier caso, que se otorgue un incremento cual sea, que se asocie al préstamo monetario como interés estaría prohibido, y por el contrario de no asociarse a un interés estaría permitido. A modo de ejemplo, en caso de liquidar una deuda pequeña con un billete de denominación baja donde el préstamo es menor que el valor de dicho billete y no cuentan con cambio, es permitido redondear el préstamo, pues el incremento no se asocia a un interés, sino a evitar molestias. Del mismo modo, en caso de no recordar el monto exacto de la deuda, se permite pagar de más, pues no se asocia el incremento a un interés sino a la tranquilidad del deudor.

Leer más

R Ezra Michan Tzedaka y Maaser

La Mitzvá de Maaser ¿En qué consiste esta Mitzvá y sobre qué aplica? Dice el versículo “Apartar apartarás el diezmo de todos los productos de tu campo, cada año” (Deut. 14:22), citan los Tosafot al Sifrí (Taanit 9a) aprendemos de dicho versículo que es necesario sacar diezmo de la producción del campo , ¿De dónde aprendemos entonces que esta Mitzvá aplica en cualquier tipo de ganancia? De las palabras extras “de todos”. Al respecto de lo anterior existen tres opiniones, una dicta que esto es una derashá (interpretación) que tiene validez de la torá, la segunda es, que únicamente tiene validez rabínica y dicha interpretación es meramente un apoyo a sus palabras, y la tercera sostiene, que solamente es una buena costumbre y nuevamente el versículo es un mero apoyo. En la práctica optamos como la tercera opinión. Por lo tanto, dice el Jafetz jaim en su libro Ahavat jesed, que la persona al recibir sobre sí esta costumbre, lo haga beli neder es decir sin promesa, y además, la condicione a dar el diezmo a cualquier cosa que desee, obviamente que tenga que ver con apoyar a la Torá o a otro Yehudí. ¿En cuáles situaciones se da el diezmo y en cuáles no? Al recibir una herencia monetaria es necesario dar el diezmo, incluso si el difunto ya lo había hecho. Lo mismo aplica al dinero encontrado. Sin embargo, no aplica el diezmo sobre objetos, es decir, el equivalente en valor de dicho objeto. Esto incluye objetos que no va a utilizar, por ejemplo, mercancía heredada. Obviamente al vender dicho objeto es obligatorio sacar el diezmo. Al recibir un regalo monetario con la finalidad de adquirir un bien, se considera que de un principio le otorgaron el bien y como ya mencionamos no es necesario sacar Maaser. Igualmente, si le fue otorgado un vale de ayuda para adquirir productos en una tienda específica aplica la misma ley, a menos que dicha ayuda sea válida en cualquier lugar, pues de este modo se convierte en dinero y sería necesario sacar el diezmo. No se saca Maaser sobre préstamos, así como de algún reembolso, por ejemplo, del seguro, con excepción de haber recibido en el reembolso más de lo que realmente gastó. Al comprar cualquier bien con dinero ya liberado previamente de Maaser, se considera que dicho bien está diezmado y por lo tanto si revende el bien no es necesario que saque Maaser del efectivo, sin embargo, en caso de haber plusvalía es obligatorio sacar diezmo del excedente. Lo anterior aplica en cualquier tipo de adquisición, sea mueble o inmueble, incluso acciones bursátiles. ¿Cómo se calcula el Maaser de las empresas? En una empresa que hay altas y bajas, se recomienda hacer un balance anual para obtener la utilidad neta, lo cual excluye todos los gastos que implica el negocio como, impuestos, gastos fijos, gastos variables y todo gasto que gracias a él la empresa obtiene ingresos, esto incluye aún, la contratación de una guardería para poder trabajar sin preocupación de los niños, así como indumentaria y viajes de trabajo. Hay que tomar en cuenta que todos los gastos mencionados deben ser cosas indispensables excluyendo lujos, como viajes en primera clase por negocios. En caso de tener más de una empresa se debe hacer un balance general de todas sus finanzas como un conjunto. En caso de sufrir de una economía muy austera, está permitido excluir de la utilidad todos aquellos gastos particulares indispensables, como, comida, luz, gas, agua y todo lo que entre en la categoría social de básicos.

Leer más

R Yehoshua Hilu

RESUMEN JORNADA DE RAB YEOSHUA HILU. Ona ́a (engaño) Dice el versículo (Lev.25:17) “Y no se engañen entre compañeros”, refiriéndose específicamente a la venta de un producto por mucho más valor del que dicta el mercado, dándole el derecho al comprador de reclamar el reembolso, esto con un tiempo límite de asesoramiento. Los Poskim (exégetas) añaden a lo anterior el derecho de reclamar un reembolso por fallas en el producto. Esto último no está escrito en la Torá, sin embargo, se deduce por lógica lo cual tiene la misma validez. Dicha lógica la traen los exégetas, Rabí Akiva Iguer expone, que todas las transacciones de cualquier naturaleza, llevan consigo la condición tácita de recibir el producto previamente pactado en condiciones óptimas, y de igual manera que se deben respetar las cláusulas explícitas, deben respetarse las tácitas. Por su parte, el Bet Haleví explica, que todo depende del consentimiento de la parte vendedora y compradora, por lo tanto, algo defectuoso quedaría fuera del rango aceptado por parte del comprador. Políticas de reembolso según la Halajá La garantía para reembolso es relativa al tiempo que tome darse cuenta de los defectos según el producto, a menos que se haya firmado un contrato al momento de la venta limitando el tiempo. En caso de notar una falla en el bien adquirido, éste no debe utilizarse, pues de ser así se pierde el derecho de garantía. Esto último lo deduce Rambam de la guemará (Ketubot 75a) donde se menciona el caso de un matrimonio que después de tener relaciones, el hombre exige la anulación de dicho matrimonio con el argumento de haber encontrado un defecto en la mujer remitiéndose a su derecho de compra fallida, y la guemará falla en favor de la mujer, basándose en la máxima “Por regla general, la persona no utiliza algo sin haberse detenido a revisar todos los detalles de éste”. Sin embargo, lo anterior tiene una excepción que la dicta el Pitjé Teshuvá, si por fuerza mayor el comprador se ve obligado de utilizar dicho bien, a pesar que, ya haya reparado en el defecto, no pierde el derecho de garantía, puesto que no dependía de él la abstención de uso. Daré un ejemplo para echarluz a lo anterior, una novia adquirió un vestido para su casamiento y momentos antes de vestirlo notó un defecto en éste, y ya que le sería imposible conseguir otro para el evento, decidió utilizarlo. En este caso la novia puede exigir su dinero de regreso, únicamente pagaría el valor de un vestido defectuoso, y dicho monto debe obtenerse con un peritaje avalado por la Halajá.

Leer más

R Nisso Palti Cierre de Jornada

¿Somos el pueblo elegido? ¿Por qué? Ya hace 3,736 años que Dios proclamaba “Y Abraham... se ha de convertir en una nación grande y poderosa. y se bendecirán por él, todas las naciones de la Tierra” (Génesis. 18:18) esto justo antes de la destrucción de Sodoma y Gomorra, pues un versículo anterior nos cuenta “Y D’s dijo; “¿Acaso, voy a ocultarle a Abraham lo que estoy por hacer...?” (Ibidem 17), aludiendo a dicha destrucción. La pregunta sobresalta, ¿Cuál es la relación entre la destrucción de Sodoma y Gomorra y la descendencia de Abraham? Y la respuesta se obtiene del versículo posterior “Porque Yo lo aprecio a él..., pues sé, que ha de inculcar a sus hijos y a su casa -tras de sí- para que guarden el Camino de D’s, y practiquen Caridad y Justicia..., para que así D’s le otorgue lo que le prometió a él” (ibidem 19) indicándonos que justamente gracias a Abraham empezaría un nuevo mundo donde imperaría la caridad y la justicia, que sería la antítesis de la filosofía de Sodoma y Gomorra. La Torá nos transforma en mejores seres humanos y nos acerca a nuestro creador siendo esto la finalidad de toda la creación. D’s eligió a Abraham para emprender con él este proyecto y nosotros somos el resultado de tal legado. La visión de TAD, es promover la Torá a todos los confines de la tierra, crear en todo Yehudí esa transformación anhelada por dicho legado, pues el estudio de cada coach con su respectivo empresario, que se da al mismo tiempo en varios lugares, busca tal trascendencia. Es un orgullo como institución contar con el público que tratamos siendo cada uno un mundo por sí solo. D’s nos ayude a cada uno de nosotros alcanzar el objetivo individual y colectivo ya pautado por nuestro patriarca hace miles de años.

Leer más

TAD es una Familia

En los años que llevo en el mundo de educación kiruv y Coaching no he visto algo igual. Para mí TAD es una plataforma novedosa que promueve una verdadera transformación. La mágica experiencia que se vive en TAD es una combinación perfecta de estudio de Torá, inspiración, amistad, dentro de un marco formal y muy original. La mística y visión de sus fundadores, la entrega profesional y el cariño de sus Coaches, y sobre todo el compromiso de los distinguidos alumnos y empresarios, hacen de TAD una plataforma pionera en transformar vidas y crecimiento a la medida de cada uno. TAD no es solo una institución de Torá, TAD es una familia, un movimiento con ambición y potencial de lograr un impacto de alta envergadura en millones de vidas. Es un honor pertenecer a esta familia y continuar con esta ambiciosa e importante misión. Si quieres formar parte de un movimiento original y apasionado por la transformación ¡únete a la familia TAD! Con todo mi cariño y respeto, Alex Corcias T.

Leer más

Veyadaata Hayom

B”H La gente se asombra cuando se entera que 2020 fue el mes record de TAD y que hayamos logrado impartir casi 20,000 clases de calidad a quienes normalmente no estudiarían Torá. La verdad, yo me asombro más del corazón tan grande de cada uno de nuestros donadores, que en un año tan difícil, no hayan dejado de apoyar a TAD. Quiero que sepan que no están donando horas de Torá, están donando sonrisas, están donando negocios reinventados, están donando tiempo de calidad con los hijos, están donando parejas que se reencuentran y esto son solo pocos ejemplos de una lista interminable de los milagros que hemos visto de quienes estudian en TAD. Como decimos en Alenu Leshabeaj 3 veces al día: “Veyadaata hayom, vahashebota el levabeja” “y los sabrás hoy, y se asentará en tu corazón” Mi mayor agradecimiento a D-os, es que la Torá que estamos enseñando en TAD, sí se está asentando en el corazón, tanto de los empresarios que estudian, como de nuestros coaches. Pido a D-os, que les regrese su apoyo multiplicado, en bendiciones para toda su familia. Con gran admiración, Jacko Shemaria

Leer más

NUESTRA MISIÓN

Transformar la vida del mayor número de Judíos, a través del estudio diario de Torá con Musar, y valores judíos; convirtiéndolos en personas conectadas y agradecidas con D-os, que viven una vida plena, haciendo el bien a los demás y convirtiendo en una fuente de inspiración para su familia, amigos y comunidad.

Leer más